La OIT ha fomentado que los centros de trabajo busquen en sus colaboradores un equilibrio entre su vida laboral y personal, es decir, reducir las horas de trabajo o bien respetar las ya establecidas para que los colaboradores puedan realizar sus actividades cotidianas fuera del centro de trabajo.

La precariedad laboral se asocia con situaciones laborales que no proporcionan al trabajador un nivel de bienestar y de seguridad, actual y futuro, adecuado, en consecuencia, las empresas pueden implementar una serie de acciones para evitar la precariedad laboral en sus centros de trabajo, tales como: 

  • Derecho a la desconexión, es decir, permitir a las personas trabajadoras que cuando no estén en horario laboral atiendan sus ocupaciones personales.
  • Fomentar el ejercicio y meditación para los colaboradores.
  • Flexibilidad de horario.
  • Comunicación abierta que permita a los colaboradores exponer sus necesidades ante cualquier situación.
  • Crear un entorno de trabajo seguro.
  • Salario equitativo y justo acorde a las capacidades de la persona trabajadora.
  • Capacitar a los colaboradores en técnicas para el manejo efectivo del tiempo.

El equilibrio de vida y trabajo entre los colaboradores no solo ayuda a reducir el nivel de estrés en los mismos, sino que mejora el desarrollo y crecimiento de los mismos, ayudándoles a sentirme más motivados y obteniendo un mejor rendimiento.

 

 

Compartir

Leave A Comment